Se ha producido un error en este gadget.

martes, 3 de mayo de 2011

Relación familia-escuela: una asignatura pendiente en muchos centros educativos

Martí Costa Borràs y  Rafael Torrubia Beltri

EAP Terrassa

Universitat Autònoma de Barcelona

Los cambios en la estructura familiar provocan que la escuela reciba nuevas competencias educativas que antes asumía el entorno familiar.
Los cambios legislativos de los últimas décadas buscando una escuela más participativa, no han traído modificaciones en las actitudes de los sectores  implicados. Las AMPas han sido el cauce de participación de los padres y, muchas veces, han suplido las carencias de la administración. Se constata  que cuando hay sintonía en los planteamientos entre los equipos directivos y las asociaciones de padres y madres, la participación es positiva. Se plantea  el concepto de escuela participativa en la que la opinión y la participación implican asumir responsabilidades. Finaliza el artículo con una propuesta de  condiciones que propician la participación y afirma que la escuela debe convertirse en un punto de referencia, dentro del territorio, para todos los temas educativos.

Más información: http://www.educacion.gob.es/cesces/revista/n4-costa-borras.pdf

domingo, 1 de mayo de 2011

Relación Familia - Escuela en Educación Infantil

Por Berta Rojas González


La Educación es una tarea compartida entre padres y educadores cuyo objetivo es la formación integral del niño/a. La línea de acción debe llevarse a cabo de manera conjunta, el tutor tiene la responsabilidad de hacer partícipes a los padres y facilitarles toda la información necesaria para que se sientan unidos a la escuela y por tanto responsables del proceso educativo de sus hijos/as.
La familia juega un papel primordial en el desarrollo social. Es dentro de ella donde se establecen los primeros vínculos emocionales, los primeros aprendizajes sociales básicos: lenguaje, valores, control de la impulsividad, conductas prosociales... La familia va a ser, por tanto, el primer agente de socialización, va a actuar de llave de apertura del niño/a a otros contextos. Son los padres los que deciden en qué momento van a incorporar a sus hijos a la Escuela Infantil, seleccionando el tipo de centro donde irá, son a su vez los que hacen posible los primeros contactos sociales del niño con personas ajenas a su familia.
Los padres son protagonistas fundamentales en el proceso educativo de sus hijos. La colaboración con ellos debe garantizarse desde todas y cada una de las funciones que se dan en la escuela infantil. Para ello, debemos establecer unos cauces de información y participación que proporcionen un intercambio  sobre las actitudes y progresos de los niños/as, y una mutua transmisión de información sobre los acontecimientos cotidianos.
Una buena interacción entre la escuela y la familia, ofrece al niño/a una imagen de acercamiento y relación entre las personas que se ocupan de su cuidado y otorga al ámbito escolar un carácter de familiaridad y seguridad. Cada relación familia-educador es única y original, por eso ha de ser individualizada, debe estar basada en la confianza y en el conocimiento mutuo.





jueves, 28 de abril de 2011

LA IMPORTANCIA DE LA RELACIÓN FAMILIA-ESCUELA

La familia y la escuela son los dos contextos más importantes para el desarrollo humano.
El potencial e influencia de ambos contextos aumentará si entre ambos sistemas se establecen relaciones fluidas, complementarias, cordiales y constructivas que tengan como objeto optimizar el desarrollo infantil.  
La relación de colaboración es posible si existe: 
· Clara delimitación de los roles  y las responsabilidades. 
· Confianza de los padres en el saber hacer profesional de los profesores. 
· Los profesores han de reconocer a la familia como primeros educadores. 
La Educación Infantil es una tarea compartida de padres y maestros con el objetivo de educar a los niños y niñas.  Las relaciones entre padres y maestros tienen que ser cordiales y amistosas para poder llegar a un acuerdo en cuanto a objetivos, criterios de educación y trato con los niños, con el fin de que disfruten de su infancia y construyan una personalidad equilibrada.
En definitiva, la colaboración que se establezca entre la familia y la escuela debe tender a convertir a estos dos contextos en comunidades de prácticas educativas compartidas.  
Una buena relación entre padres y maestros facilitará al niño su proceso de enseñanza-aprendizaje. Por lo tanto, esta relación debe ser cordial y amistosa generando un buen clima de confianza entre ambos. Gracias a ella, se genera en los niños y niñas sentimientos de seguridad y motivación hacia el aprendizaje ya que ellos y ellas son conscientes de la preocupación y la labor educativa que realizan sus padres y maestros. Todos y todas debemos tener en mente que tan importantes son los maestros y maestras en la Educación Infantil como los padres y madres de los alumnos. Tal es la importancia de las relaciones Escuela – Familia que queda recogida en cualquier currículo de Educación Infantil. Así queda recogido en el  Real Decreto 1630/2006, de 29 de diciembre, por el que se establece las enseñanzas mínimas del segundo ciclo de Educación Infantil; 
“En este proceso adquiere una relevancia especial la participación y colaboración con las familias”. 
Desde el primer momento en que el maestro o maestra conoce a los familiares de sus alumnos (puede ser en la primera reunión del curso) debe hacerle ver las ventajas que adquiere su colaboración y participación en la Escuela Infantil, tales como:  
       - Familia y escuela comparten el objetivo de educar integralmente a los niños y niñas.
       - Una buena relación entre familia y escuela genera en los niños y niñas seguridad, motivación… 
       - Tanto familia como escuela pueden aportarse mutuamente informaciones importantes sobre 
la evolución del niño y la niña.  
       - La escuela infantil puede servir a los padres para su formación como educadores.  
       - Además de ello, el educador debe mantener informado a los padres acerca de las actividades que se están llevando a cabo en el aula, las que se tienen pensadas realizar… así como de los avances o retrocesos que su hijo o hija experimenta.  


Autora del artículo: Lorena Piqué Velasco
Más información: 
http://www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_sevilla/revista%20i+e/TEXTOS_IMASE_49_MARZO_2009_21.pdf

martes, 26 de abril de 2011

Escuela y familia: una alianza necesaria, un libro de Rolando Martiñá

Escuela y familia: una alianza necesaria
Autor: Rolando Martiñá
Editorial Troquel, Buenos Aires, 2003

Se muestran Escuela y Familia como gozosos participantes de un juego de colaboración, como sería lógico esperar, o se enfrentan como rivales - a veces enconados - en un juego de competencia? Por qué si es obvio que sería a todas luces recomendable colaborar, ya que tienen un difícil trabajo en común, les cuesta tanto hacerlo? Y además, por qué no aparece esta carencia como problema? Por qué no figuran estas cuestiones en la "agenda educativa habitual"? Por qué no se leen items relacionados con este difícil vínculo en los Planes de Estudio y en los Programas de Formación Docente? Por qué los actuales y futuros docentes se forman como si en el desarrollo de sus tareas sólo tuvieran que interactuar con niños? Por qué muchas veces la Institución Educativa actúa como si arrojara al desván de los fantasmas (amenazantes por definición) a aquellas personas que integran, al menos simbólicamente, la comunidad educativa, y sin cuyo aporte (humano y a veces económico), simplemente no habría escuelas?

Todas estas preguntas, y algunas otras surgidas de muchos años de experiencia cumpliendo diferentes roles en ámbitos de Salud y Educación, han llevado al autor a abocarse a esta obra, tratando, en principio de instalar el tema en el ámbito del pensamiento, y también de ofrecer testimonios, casos y sugerencias prácticas de aplicación directa en hogares y escuelas.

Escuela de padres

Queremos recomendar la página web desde la que Jesús Jarque García, pretende ayudar en la educación de los hijos planteando problemas comunes en todas las familias y posibles soluciones a ellos.
El enlace es http://www.educapadres.com/

lunes, 25 de abril de 2011

FUNDACIÓN ESCUELA Y FAMILIA

La fundación Escuela y Familia tiene como principal objetivo destinar fondos tanto para becas de alumnos como becas de investigación docente para la mejora del profesorado.

La Fundación ayuda así a articular y asegurar los tres derechos fundamentales en la educación:

- El derecho del alumno a recibir una educación de máxima calidad.

- El derecho de los padres a que sus hijos reciban en la escuela una adecuada formación en las vitudes que son necesarias para una formación integral y moral de la persona.

- El derecho de los profesionales de la docencia a disponer de los medios necesarios para la realización de su trabajo, así como a recibir unos emolumentos justos y adecuados a la labor realizada en una profesión de tal dignidad y envergadura social.

Desarrollo de mi hijo/a en la escuela, una experiencia de temores y satisfacción

Desarrollo de mi hijo/a, experiencia de temores y satisfacciones

He podido apreciar que el nivel de desarrollo de mi hija es más alto que el de otros niños/as que no han recibido estímulos tempranos en la casa y la escuela de educación inicial.

Al ingresar los hijos a vida escolar, las madres generalmente experimentamos muchos temores, porque nuestros hijos e hijas se enfrentaran solos, eso pensamos, a un mundo desconocido.

En mi caso, mi hija dependía totalmente de mi, y el hecho de que ella entrara a un circulo donde debía convertirse en una niña independiente, me causó un caos y “eso que desde el embarazo estuve escudriñando libros y libros para estar preparada en cada momento del crecimiento de mi beba”.

Al principio me afligía, ella lloraba mucho para ir a la escuela, pero mi mente siempre firme sabia que eso iba a pasar, lloraba cuando la iban a buscar, en las clases, y durante todo el día de la primera semana lloró, pero se adaptó rápido, a la segunda semana la niña asumió que tenia que ir a la escuela, reconoció la persona que la transporta, a sus profesores y amiguitos y hasta a padres y madres de sus compañeritos.

Siempre he tenido una comunicación cercana con sus maestras para así disfrutar cada momento de mi hija dentro del colegio y sus avances, por esto puedo describir las fases de crecimiento por las que ha pasado, tales como de la fase de moverse con inseguridad a moverse con confianza, de comunicarse con monosílabos y señales a tener fluidez en su vocabulario. También observaba las cosas que iba aprendiendo, con quienes se relacionaba e interactuaba.

Desde la casa colaboro apoyando el trabajo de las maestras, logrando así en el menor tiempo las destrezas y habilidades propuestas por la escuela.

He podido apreciar que el nivel de desarrollo de mi hija es más alto que el de otros niños/as del sector que tienen la misma edad, porque a diferencia de estos ella ha recibido estímulos tempranos en la casa y la escuela.

En ocasiones he experimentado cierta frustración cuando me pone aprueba con sus rabietas pero trato de tener paciencia y se que está desarrollando sus emociones y que debo orientarla para que pueda controlar sus sentimientos y ser una persona equilibrada, pero sobre todo siento mucha alegría cuando veo, al igual que sus maestras, en ella ese gran progreso desde el principio del año escolar a esta fecha.

Algo que me llena de emoción y orgullo en los encuentros de padres es cuando dicen que mi hija es la primera en pararse en cualquier actividad, comparte con todos sus amigos, les da merienda y se come la de ellos, es defensora de muchos y todos la adoran.

“De los encuentros de padres siempre salimos alegres y llenos de sugerencias útiles para colaborar con la escuela en la estimulación de nuestros hijos”.

De estas reuniones aprendí que para desarrollar el lenguaje:
  • Mirar siempre a su hijo cuando hable con el y usar frases cortas y sencillas.
  • Escucharlo cuando hable y deje que termine las frases.
  • Animar a su hijo a hablar con su muñeca u osito de peluche. El juego le ayudara en su desarrollo lingüístico y creativo.
  • Cuando salgas con su hijo describirles las cosas, por ejemplo ese osito es rojo, ese perro es grande.
  • Ver libros que indiquen lo que hacen los protagonistas.
  • Ampliar lo que dice su hijo, por ejemplo: si dice llaves, decirle las llaves son de la puerta.
  • Animarlo a escuchar diferentes sonidos, pero no deje que se someta a fuego cruzado y continuo de sonidos al dejar, por ejemplo la radio y la televisión puesta todo el día.
Para el desarrollo intelectual nos sugieren:
  • El conocimiento de los colores, decir el color de la ropa a ponerle, objetos en la casa a usar de forma natural y sin atosigarle.
  • Contar con ellos.
  • Mencionar tamaños.
  • Discriminar temperaturas.
Educando les exhorta a todos los padres y madres a darles seguimiento al desarrollo de niños y niñas, asegurándoles así una vida sana.
Por: Yngri Joa Peña Madre de una niña de dos años